La verdad sobre el ébola en un gráfico

The MicrobeScope - Information is Beautiful

El gráfico muestra el resultado de un trabajo excelente: tomar ingentes series de datos, hacer datamining, ponderar riesgos, y finalmente lograr la infografía. Es otro hallazgo de  David McCandless y su “Infomation is Beautiful” para The Guardian.

El eje “x” (horizontal) representa cuál es la capacidad de contagio de cada enfermedad. Por eso el vulgar resfrío o la malaria aparece tan a la derecha. El eje “y” vertical evalúa la mortalidad, en donde se destacan el HIV o la rabia, en los casos no tratados a tiempo. El ébola es un caso intermedio: puede ser mortal, pero no es tan contagioso como otros males. Si surgiera algún virus “arriba y a la derecha” del gráfico, estaríamos en problemas:  el escenario sería al menos el de una película de zombies. Pero no parece ser es el caso del ébola, en tanto se tomen las medidas correctivas necesarias.

Analizar la información y saber representarla para traducirla en conocimiento que otros  entiendan puede parecer trivial. Pero no lo es, de allí el valor del trabajo de McCandless, diseñando las infografías, pero también explicando la fuente de cada dato y su tratamiento matemático.

Publicado en General | Etiquetado , | Deja un comentario

La netflixicación de HBO

Ayer sucedieron muchas cosas en el mundo de los contenidos. Mientras HBO confirmaba el rumor de que en 2015 será OTT, Netflix adelantaba que su material futuro será de mayor calidad (4K o “ultraHD”) y que en consecuencia será un poco más caro.

Operadores, Estudios de Contenido y “nuevos players”. Es una danza entre estas tres clases de jugadores. Los Operadores (los viejos cables, las “Telcos” de alambres y las satelitales) tratan de incorporar contenidos que vienen de los Estudios (ya sea los 7  grandes de Hollywood o los Premium, una galaxia de cien pequeñas estrellas). En medio de ambos florecen los nuevos: Netflix y HBO.

Ya se sabe qué es Netflix: ofrece al usuario contenido de tipo librería (mayormente viejo, con muchas series, y un poquitín de producción propia) corotocircuitando toda la cadena de valor, al más puro estilo OTT. Así y todo Netflix es un jugador pequeño en tamaño y no ofrece estreno -aunque dada la perfección de sus movimientos, no se le cuestiona este hecho-.

HBO es un líder del contenido premium que coqueteaba con la idea del OTT hace rato. Está más cerca del arte de la producción. Ahora será realidad su “netflixicación”. Consecuencias?

  • El cliente final encontrará la oferta de HBO en todos lados: en el cable, en la consola, en los Smart TVs, en Apple TV, etc. Pero lo más importante es que podrá ser adquirido por el usuario final como un bloque aislado, en modo suscripción, a un precio X por mes.
  • Sin duda, este hecho le quita valor a la oferta del cable.
  • Este bloque diferenciado (llamémoslo HBO Go) mantendrá todas las gemas actuales (“Game of Thrones”, “True Blood”, “The Sopranos”, etc).
  • Para los agoreros, esto no es la muerte del cable. La impresión general es que la “torta” del entretenimiento se agranda con el OTT. La real preocupación no es el segmento que se da de baja en el cable (“cord cutters”) sino quienes jamás se subirán al mismo, típicamente las generaciones Y y Z  (“cord nevers”), que eligen un buen proveedor de banda ancha y a él le suman con total libertad los OTT que quieren. En el largo plazo los “cord nevers” son la gran preocupación.
  • Por qué HBO decidió esto ahora? En pocas palabras, la oportunidad es mayor ahora generando nuevos ingresos fuera del esquema tradicional que dentro, donde se había alcanzado un techo. Además se prefirió un comunicado de prensa tras la reunión de accionistas para blanquear la situación antes que alentar rumores exagerados.
  • Alguien más replicará esta estrategia? Solo aquellos dueños de un contenido suficientemente bueno, tan seguros de su estrategia de captar nuevos clientes, que se puedan animar a desafiar el status quo.

HBO significa “home box office”, una especie de taquilla hogareña. Veremos en 2015 si hace honor a su nombre,  y genera más ingresos con los nuevos hogares.

Publicado en General | Etiquetado , , , | 2 comentarios

El lado oscuro de Internet

Couple watching television set while their children busy in different activitiesEn su novela “El nombre de la rosa” Umberto Eco describe a un bibliotecario ciego rodeado de anaqueles: una idea borgeana. Como su personaje, en cada visita a bibliotecas ilustres Eco busca incunables y reflexiona, al compararlos con Internet. “Se encuentran ejemplares con más de mil años de antigüedad, y sin embargo nadie es capaz de decirnos cuánto nos va a durar un USB…”.

No es sólo la permanencia lo que le preocupa. Un bibliómano como Eco tiene una una mirada neutra sobre Internet. “Es como la vida, donde te encuentras personas inteligentísimas y cretinas. En Internet está todo el saber, pero también todo su contrario, y esta es la tragedia. Y además si fuese todo el saber, ya sería un exceso de información…”. Alfons Cornella había descripto esto hace 15 años con un feliz neologismo: infoxicación, que consiste en atiborrarse de datos sin llegar a ninguna sabiduría con ello.

Nicholas Carr fue más allá aventurando que Google nos vuelve estúpidos porque los textos largos nos resultan imposibles, o porque tener todo en la Red al alcance del un click hace que no recordemos nada. “The more they use the Web, the more they have to fight to stay focused on long pieces of writing” dice Carr en su excelente artículo de seis páginas que aún no llego a terminar de leer (!?).

Pero si la forma de leer afecta a la manera de pensar, los cambios en la  comunicación (digamos la supremacía de WhatsApp) modulan nuestros sentimientos. Los adolescentes usan el texto como escudo para no tener conversaciones reales y para defender una imagen. Y la necesidad de estar online con todo (en el trabajo, en las noticias, en las relaciones) nos puede ir quemando de poco, en un efecto bien descripto por Linda Stone como “Continuous Partial Attention” o más llanamente CPA. Twitter es la quintaescencia de este fenómeno, sobre todo cuando se lo usa en el celular. Mi sensación es que la tiranía del timeline de Twitter es insoportable y el hartazgo sobreviene de inmediato.

Entonces tenemos red, tenemos Apps, estamos en todos los temas y en todas las pantallas, pero finalmente no estamos en nada. Hace unos años Manuel Castells vino a Buenos Aires y pude preguntarle qué pensaba de todo esto. Me dijo que el lado positivo era que había una mayor creatividad al poder vincular ámbitos distintos. El lado negativo era la ausencia total de compromiso. No debe asombrar: si todo es igualmente inmediato, entonces todo tiene valor cero. Los directores de HHRR conocen esta imposibilidad de lograr compromiso en la generación Y.

En mis trainings sobre cuestiones “duras” la audiencia me va llevando hacia las consecuencias más “humanas”. Cómo se evitan estos “lados B” de Internet, entonces? El antídoto es sencillo: despegarse de la red. Leer un clásico sin apuro en un viejo libro de papel, (“en la tablet te interrumpe el mail, el ebook no se puede prestar” dice el librero Pablo Pazos). Qué mas? Disfrutar de evaluar opciones con tranquilidad durante algo más que un momento. Preguntarse varias veces el por qué de las cosas, concentrarse, escribir. Apagar los celulares, desconectarse. Evitar poner esa mirada abstraída de quien hace que escucha, pero que está innecesariamente atento a la respuesta en un chat. “La gente ya no mira a los ojos”, dijo hace poco Damon Albarn, refiriéndose a los smartphones. Si hace veinte años todo esto era posible, por qué no lo será ahora?

Publicado en General | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Video On Demand: una perspectiva de negocios

El VoD (Video on Demand, la oferta de películas y series a través de Operadores) no es solo una extensión del ciclo de vida de las películas, un formato tecnológico, un precio o una forma de hacer negocios entre Operadores y Estudios. Es una mezcla de todas estas visiones, y requiere cierto arte en su concepción comercial, por una sencilla razón: es un concepto reciente. No siempre los proyectos de VoD son un éxito. Se requiere mayor conocimiento para que todo ajuste perfectamente.

Además -y tal vez esto es lo más importante- el VoD cambia la forma en que apreciamos el arte. El cine recoge en el siglo XX la tradición literaria; las series lo hacen hoy, en esta parte inicial del siglo XXI, en la modalidad “binge viewing”. Es otra cosa, pero es tal vez el último bastión del arte. Es libre: no hay publicidad indeseada, no hay horarios, no hay una pantalla definida. Hay compulsión. El impacto cultural que esto causa es enorme, y es el tipo de cuestiones que interesa en este blog.

La charla que se ve más arriba es un resumen de estas “piezas” que deben encajar, y es lo que presentaré hoy en el Foro de Televisión Digital que tiene lugar estos días en Buenos Aires.

Publicado en General | Etiquetado , , | Deja un comentario

Ursula Le Guin, Kimetto y la jerga de los corredores